La santería cubana y sus Orishas




La santería cubana y sus Orishas



Los dioses del panteón Yoruba

En Cuba han convivido durante siglos las creencias cristiana, aborigen y africana. De esta coexistencia ha evolucionado un sincretismo religioso, fruto de la fusión de dogmas, ritos, rituales y tradiciones de las diferentes religiones profesadas por una población muy heterogénea. El cristianismo de los españoles, la religión africana de los esclavos o la herencia aborigen fueron algunos de los ingredientes del caldo de cultivo de este singular sistema de creencias. Una de las principales manifestaciones de este mestizaje es la santería: una doctrina común que mezcla tradiciones del pueblo africano yoruba con otras provenientes del cristianismo.

Los protagonistas de la santería son los Orishas, deidades con poder sobre determinados fenómenos de la naturaleza y de la vida de las personas, que fueron bautizados con segundos nombres de santos católicos en los tiempos de la esclavitud, en un esfuerzo de la población afrocubana por esconder sus creencias, que muchas veces fueron perseguidas y castigadas.

A continuación te contamos más sobre alguna de las deidades del panteón yoruba que aún hoy siguen siendo reverenciadas en El Caribe y que forman parte de la espiritualidad colectiva del país.




Obatalá

Sincretizado en la Virgen de Las Mercedes



Es el creador de la tierra y el escultor del ser humano. Su color es el blanco y simboliza el equilibrio, la paz, la armonía. También encarna la limpieza y los pensamientos, la inteligencia y los sueños. Habitualmente se representa como un anciano encorvado con vestimentas claras. Suele portar un bastón blanco, que se puede interpretar como la vara invisible que existe entre el cielo y la tierra.
Comer en La Habana, los mejores restaurantes de La Habana




Oshún

Sincretizada en la Virgen de la Caridad del Cobre



Diosa de los ríos, del agua dulce natural, de la reproducción. Domina y está presente en los arroyos, los manantiales, cascadas y cualquier torrente. Personifica el amor, la intensidad de los sentimientos y la espiritualidad. Regula la fecundidad y protege especialmente a gestantes y parturientas. También acuden a ella para solucionar entuertos amorosos o problemas relativos a la educación de los niños. Su color es el amarillo, desde sus tonos más claros hasta el dorado del oro.
Comer en La Habana, los mejores restaurantes de La Habana




Yemayá

Sincretizada en la Virgen de Regla




Divinidad del mar, de todas las aguas saladas, gran deidad de la maternidad que se materializa en las crestas de las olas, las costas y las rocas. Es la madre de todos los hijos de la tierra, representa el útero, la fertilidad y la maternidad. Se dice que es la madre de Oshún, o al menos, ejerce como tal y como tal lo adora. Su color es el azul marino intenso.




Shangó

Sincretizado en Santa Bárbara



Es el orisha de la justicia, domina los rayos, el trueno y el fuego y con ellos castiga. Es violento y justiciero, sanciona a los mentirosos, a los ladrones y a los malhechores. Es el dios de la virilidad, de la guerra y el que controla los tambores de Batá. No se puede celebrar ningún ceremonial sin su presencia o aprobación. Su color es el rojo.
Comer en La Habana, los mejores restaurantes de La Habana




Elegguá

Sincretizado en San Antonio de Padua



Guardián de los caminos y del destino. Abre o cierra el camino de la vida y de la religión, por eso es el primero en ser invocado en los rituales y el último en despedirse. Tiene un gran protagonismo en la santería. También por esas cualidades se le conoce como el dios del nacimiento y la muerte y es el mensajero de los dioses. Sin la ayuda de Eleggua, la divinidad no recibe el mensaje de sus acólitos.
Comer en La Habana, los mejores restaurantes de La Habana


Si eres un viajero curioso y te gustaría aprender más sobre el apasionante mundo de la religión cubana, puedes disfrutar de una excursión especializada en la capital, participar de un itinerario temático de varias noches por el país o incluso tomar parte de un taller de Danzas Yoruba durante cinco días en La Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − siete =